Synertrade - Twitter Synertrade - Google + Synertrade - LinkedIn Synertrade - Youtube

Usted está aquí

¿Por qué la armonización de los datos que posee se convierte en el combustible que alimenta el motor de su transformación digital?
Opinion | 16/05/2018

¿Por qué la armonización de los datos que posee se convierte en el combustible que alimenta el motor de su transformación digital?

Recientemente tuve la oportunidad de pasar una velada altamente enriquecedora con el nuevo presidente de Microsoft en Canadá, Kevin Peesker.

Charlando de todo un poco, desde la necesidad de apoyar al sector femenino para que sean cada vez más las que emprendan carreras profesionales en la industria tecnológica, hasta la reinvención de los mensajes y procesos relativos a la transformación digital o de cómo “la mayoría de las empresas no se están ajustando de la mejor manera a esta era digital que vivimos”, lo que realmente captó más mi atención fue la referencia que hizo a un artículo que publicó recientemente. El artículo transmitía un mensaje fundamental: “hoy en día los denominados “activated data” son la brújula que gobierna, desde nuestros coches hasta las tareas de toma de decisión en tiempo real.”

En el artículo, Peesker hablada de Mojio, una empresa que proporciona un acceso sencillo y rápido a los datos generados por su vehículo a través de una aplicación que le permite planificar y registrar viajes, compartir información sobre la conducción y conocer el estado del vehículo.

Por supuesto, toda la información recabada por Mojio viene estructurada conforme a criterios definidos por el ser humano, y esto se puede extrapolar a cualquier escenario, de manera que el artículo utiliza el símil del coche para poder concluir que “la información enriquecida es el combustible que garantiza el correcto funcionamiento del motor que hacer funcionar a la transformación digital”. A pesar del juego de palabras, nuestra visión de los datos ha cambiado considerablemente desde que los veíamos como un activo pasivo que, simplemente, requería de tareas de almacenamiento y salvaguarda. Hoy en día, los datos y el control de sus desviaciones (datos activos) impregnan todas las facetas de nuestra vida, tanto en el ámbito profesional como en el privado, por lo que debemos aprovechar el potencial de estos, así como las diferentes fuentes de información y no sólo las que tengan un solo origen, como en el ejemplo del coche.

Tal como se describe en el artículo de Kevin, Mojio está en funcionamiento en 5 países. Su aplicación está “conectada a más de 5.000 modelos de vehículos distintos, con 500.000 suscriptores que han recorrido más de 8.000.000 de kilómetros. Estas cifras convierten a Mojio en el líder de mercado. Es un claro ejemplo de la “hiperconvergencia” de la información.

Sin embargo, un mayor aprovechamiento de los datos pasa necesariamente por la profundización en los mismos, no quedándonos solo en alcanzar una adecuada arquitectura hardware/software.

Desde el punto de vista de la gestión de las compras, si el objetivo de las organizaciones compradoras es impulsar su ventaja competitiva y sus resultados finales, no nos tendremos que parar sólo en la utilización de tecnologías convergentes, sino también tendremos que alcanzar la completa armonización de los datos.

¿Qué se entiende por la armonización de datos?

En su forma más básica, la armonización de datos es “el proceso de recopilar datos desde diferentes fuentes y formatos, para interconectarlos racionalmente, convirtiéndolos en una masa cohesionada”. Aunque su primera acepción es bastante precisa, no es lo suficientemente exhaustiva como para reflejar el continuo impacto que los datos tienen en nuestras vidas.

Pensémoslo un momento. Si dependemos de los datos para tomar decisiones en tiempo real, tal como se utiliza en IoT (Internet de Las Cosas), entonces esos datos tienen que ser consistentes y precisos. La consistencia y precisión puede verse seriamente afectada si no se gestionan adecuadamente los distintos orígenes de la información.

Me viene a la mente, de una manera automática, el lamento de un alto ejecutivo de Duke Energy que, poco después de la compra de Cinergy Corp. por 9.000 millones de dólares en 2005, describía los desafíos derivados de la integración de 11 sistemas de información heredados; recalcando que el ejecutivo de Duke sólo hablaba desde el punto de vista de la arquitectura tecnológica, sin hacer ninguna consideración sobre la calidad y la consistencia de la información en sí.

En el mercado global actual, estos retos de integración se persiguen no solo en el caso de fusiones, sino en cualquiera de las facetas estructurales de una compañía, considerando no sólo a los actores internos sino también a los externos, los proveedores. De hecho, cuando se trata de la actual complejidad de la naturaleza evolutiva de las relaciones comerciales y de sus implicaciones en la recopilación de datos, no es descabellado afirmar que,“no saber lo que vas a conseguir es más cierto hoy que en períodos pasados”.

En este blog de SynerTrade, el ejemplo perfecto de esta diversidad expansiva es el proyecto del Grupo Lufthansa contemplando: 17 SAPs, 2 SAP BW, la estructura de Base de Datos Oracle y 129 subsidiarias. Con estas cifras, la armonización de los datos fue un aspecto fundamental a la hora de garantizar la ejecución de una estrategia de transformación y una interpretación óptima de los mismos.

Cuanto más dependamos de los datos que manejan cada aspecto de nuestro negocio, más vulnerables nos volvemos a las potenciales divagaciones que nos lleven a una situación nada envidiable. Reflexionen. Si los datos son realmente el combustible que se necesita para el motor de la nueva era digital, entonces, querremos que éste sea lo más puro y fiable posible, con el fin de evitar quedarnos tirados en medio de la nada.

Filtración de datos

Una de las mayores críticas contra las plataformas ERP tradiciones, sobre todo desde el punto de vista de las compras, es el hecho de que, en el momento en que los datos llegan al Director de Compras, ya están desfasados.

Esto ha hecho que las soluciones actuales basadas en la nube hayan abordado la velocidad de la transmisión de los datos, pero sin duda el mayor desafío pasa por garantizar la integridad de los mismos. ¡Lo bueno si breve, dos veces bueno, pero lo malo si breve, dos veces malo!

Por lo tanto, al final, la armonización de datos no consiste sólo en reunir todos los datos desde un punto de vista de múltiples fuentes, sino en reunir los datos “filtrados inteligentemente”, para, de esa manera, reflejar con precisión la verdad sobre su organización. Éste es el objetivo real.

Para hacer todo esto con la mejor eficiencia, necesita un proceso de gestión de la calidad del dato sólido y que pueda identificar y corregir en tiempo real las inconsistencias, y de esta manera, poder mantener el más alto nivel de integridad y conocimiento de su información. Sin contar con datos precisos, resulta imposible e ineficaz su medición y, como decía Deming: “si no puedes medirlo, no puedes gestionarlo”.

Ahora más que nunca, la armonización de todos los datos que posee se convierte en el combustible que alimenta el motor de la transformación digital.

 

Sobre el autor
Jon Hansen

Jon Hansen

node/332