Synertrade - Twitter Synertrade - Google + Synertrade - LinkedIn Synertrade - Youtube

Usted está aquí

Compras y la Teoría del Todo
Opinion | 04/06/2018

Compras y la Teoría del Todo

El pasado 14 de marzo, el mundo perdía a un genio con la muerte de Stephen Hawking. Parece que todo el mundo – desde la comunidad académica, los aficionados al cine, los curiosos, etc. – lo están conmemorando a su manera.

Tal vez, la Teoría del Todo (el inicio de la carrera de Hawking) inminentemente vino a mi cabeza cuando leí recientemente el artículo de Jon Hansen sobre: ¿Por qué la armonización de los datos que posee se convierte en el combustible que alimenta el motor de su transformación digital? Jon escribió sobre la necesidad de que los datos no sólo estén centralizados, sino también armonizados – precisos, pero también significativos. Para llevar a cabo una transformación digital, el aprovisionamiento necesita datos que puedan alinearse estratégica y filosóficamente con los objetivos generales de la empresa, pero también, que sean fiables a un nivel más detallado.

La Teoría del Todo es una explicación muy buscada (pero aún no probada) para todo el mundo físico. Está perfectamente alineada con todas las leyes observables de la naturaleza a gran escala y, también, con los más pequeños intercambios de energía y materia física. En muchos sentidos, esto es precisamente lo que el aprovisionamiento busca hoy en día.

Se nos pide que aportemos valor y que nos aseguremos de que nuestras prioridades están alineadas con los objetivos de la empresa. Al mismo tiempo, estamos vinculados a la necesidad de optimizar los datos de gastos granulares. El aprovisionamiento puede generar valor aplicando nuestros recursos al crecimiento de primera línea o formar una mejor comprensión de todas las capacidades de nuestra cadena de suministro sin generar un solo dólar en ahorro (de arriba abajo). Por otro lado, podemos impulsar el ahorro y hacer hincapié en la necesidad de cumplimiento y eficiencia sin comprender cómo afecta a la capacidad de la empresa para crear valor para los accionistas y los clientes (de abajo arriba). Por lo tanto, ambos extremos conducirán al fracaso en la mayoría de los casos.

 Puede que Hawking haya dejado de buscar la Teoría del Todo en los últimos años de su carrera, pero el aprovisionamiento sigue trabajando para establecer un equilibrio entre las perspectivas macro y micro de nuestras responsabilidades. Como sugiere Jon en su post, el lugar donde es más probable que se encuentren es en el valor aplicado de nuestros datos.

 La precisión no es suficiente, ya sea en referencia a los gastos históricos, las capacidades del proveedor o la demanda prevista. El aprovisionamiento debe encontrar sentido traduciendo las tendencias y patrones que observamos en un impacto medible en el negocio. La precisión de los datos proporciona a la empresa una precisión direccional, pero el trabajo de aprovisionamiento es identificar lo que podemos influir o cambiar para mejor. ¿Debo aumentar el gasto con un proveedor? ¿Disminuirlo? ¿Eliminarlo? ¿Qué pasa con la demanda? ¿Refleja la contribución de valor de esa parte de la empresa? Los datos exactos pueden contener las respuestas, pero depende de Compras hacer las preguntas correctas.

Lo mismo ocurre con la centralización. El aprovisionamiento debe reunir los datos desde una perspectiva de almacenamiento de IT, pero esto no es más que una centralización física. También debemos asegurarnos de que haya puentes entre las fuentes de datos y los conjuntos. Estos puentes deberían extenderse desde el principio del proceso P2P hasta el final y, de esta manera, conectar con el gasto, los proveedores, los eventos de abastecimiento, los contratos, las compras y los pagos. Mejor aún, los datos centralizados también incorporarán el enriquecimiento de fuentes de terceros, lo que permitirá mejorar la gestión de riesgos, la diversidad de proveedores y la evaluación de oportunidades.

Como el mismísimo Hawking dijo:

“Una de las reglas básicas del universo es que nada es perfecto. La perfección simplemente no existe … sin imperfección, ni tú, ni yo existiríamos”.

Lo mismo ocurre con las compras. Si los datos, la cadena de suministro y la información sobre gastos fueran “perfectos”, lógicos o, naturalmente, ordenados, no habría necesidad de realizar compras. Los retos diarios a los que nos enfrentamos en la búsqueda de un mejor estado son la razón de nuestra existencia.

Sobre el autor
Kelly Barner

Kelly Barner

node/343